Archive | Salud RSS for this section

Homeopatía contra zombies

En el último capítulo que vi de The Walking Dead, el grupo de sobrevivientes se instala en una granja donde encuentra a una familia que vive relativamente bien para estar rodeados de zombies.

Cuando van a buscar agua al pozo descubren que un apestoso zombie -el más feo que ha aparecido en toda la serie- está atrapado ahí quién sabe hace cuánto, porque ya está todo hinchado. Si dejan al muerto viviente ahí corren el peligro de que contamine el agua y la idílica vida de campo se convierta en una vida eterna de hambre y pestilencia.

Tienen que sacarlo de ahí entero, porque si le disparan, los sesos reventados sin duda ensuciarán toda el agua. No tuvieron mejor idea que usar a uno de los protagonistas de carnada. De ahí la historia es predecible: se rompe el fierro que sostiene la cuerda, el muchacho queda rozando las regordetas manos del zombie y todos los demás luchan por salvarlo de ser comido vivo.

Y yo podría apostar que más de algún homeópata pensó ¿y por qué no dejan al muerto ahí para obtener una solución homeopática anti zombificación? Un genio, claro está.

Por si no lo saben (o creen que la homeopatía es algo así como una medicina obtenida de las plantas) esta mal llamada terapia alternativa plantea que la mejor manera de sanarse de una enfermedad es consumir un compuesto que cause los mismos síntomas. Como sabemos, gracias a The Walking Dead, si te muerde un zombie o te traspasa su sangre te enfermarás gravemente y morirás en un par de horas. Pero en realidad sólo estarás muerto por unos segundos, pues rápidamente revivirás en una versión estúpida, sucia y hambrienta de ti mismo.

Así que según la lógica homeopática, si quisieras salvarte de la enfermedad zombificante deberías consumir sangre de zombie. Ahora bien, dicen los homeópatas que para contrarrestar los efectos adversos del componente se debe diluir en agua una y otra vez. Incluso se atreven a decir que mientras más diluido está ese compuesto, sus efectos serán más poderosos. Tan, pero tan diluido que no queda ninguna molécula del químico original, total, como ellos explican, el agua tiene memoria (!) y puede recordar que alguna vez contuvo sangre de zombie (y además parece que es inteligente, porque olvida todas las otras cosas que alguna vez flotaron en ella).

Si en lugar de intentar sacar al zombie del pozo lo hubiesen dejado ahí, a larga habrían convertido toda el agua en un remedio homeopático contra la zombificación y podrían haber detenido así la espeluznante pandemia. La humanidad sería salvada gracias al invento del doctor Hahnemann.

Como ven, la homeopatía es una verdadera mierda, pero los zombies siguen siendo asquerosamente geniales.